¿Cuál será el tipo de cambio en 2017? Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Rovelli, Horacio
Lunes, 06 de Febrero de 2017 01:26

 

 

Lo primero que debe reconocerse es la fuerte vinculación del gobierno (y detrás de él los sectores que lo sostienen) con el capital financiero internacional. La asociación con los bancos extranjeros que operan en el país (que son los que designaron a los ministros del área (Prat Gay y Luis Caputo son ex JP Morgan) y a los principales funcionarios de las finanzas, hace posible que, ante el temor de la suba generalizada de la tasa de interés de los EEUU (que puede suceder o no), el gobierno ha conseguido compromisos para refinanciar gran parte de los vencimientos de deuda de este año y ha tomado nuevos créditos.

Recordemos que tras el anuncio de levantar lo que denominaban el “cepo cambiario”, el 16 de diciembre de 2015, el dólar oficial que al 9 de ese mes tenía un precio de $ 9,70, pasó a valer $ 13,50.  Que en febrero 2016 el valor de la unidad de la divisa estadounidense paso la barrera de los $ 15.- y en marzo 2016 alcanzó la suma de $ 16.-, con una corrida cambiaria que hubiera sido letal para cualquier otra administración, sin embargo en diciembre de 2016 el dólar rondaba los $ 16.-.

Si tomamos como referencia el Mercado a Término de Rosario S.A. (ROFEX),  dado que es un referente obligado para saber cómo cierra el dólar porque realizan operaciones los grandes vendedores de granos (Grobocopatel, Grupo Del Tejar, Grupo Don Mario, etc.) y grandes compradores (Cargill, Nidera, Bunge Cerval, etc.), por ende si la realidad se desdice de lo que ellos proyectan implica que alguno hizo mal el cálculo, pero son todos “pesos pesados” y saben que ganan o pierden fortuna en ello, bien en ese mercado para el 30/11/2017 el valor del dólar futuro (siempre tipo de cambio vendedor que es el que se paga cuando se compra la divisa)  es de $ 19,35.-  El dólar del 1/12/2016 estaba a $ 16.- (incluso más alto que lo que cerró el viernes 3 de febrero de 2017-dólar spot-que fue de $ 15,88), con lo que la tasa implícita anual es de 20,93% ($ 19,35 dividido $ 16).

 

¿Que explica esto? 

Primero la entrada de capitales financieros (obviamente a un costo mayor que en el mundo, pagando más tasas que Bolivia, Paraguay o Perú, países que este gobierno subestima) y, en segundo lugar, la liquidación de la cosecha, generan y generarán un flujo de divisas que tiende y tenderá a contener el precio del tipo de cambio, pero en la primera mitad del año.

Es muy probable, entonces, que desde la mitad de año se empiece a sentir la tendencia a una devaluación del tipo de cambio superior a la esperada por el Gobierno y a la incluida en las proyecciones con las que se confeccionaron el Presupuesto 2017, y de la razón a las estimaciones de cómo  va a cerrar el ROFEX.

 

Del punto de vista de la región (y del mundo) habrá que estar muy atentos a lo que suceda en México, notoriamente afectado por las nuevas políticas de la Casa Blanca. No sólo por la construcción del muro, sino también por el impacto que puedan tener en su balance da pagos las  medidas proteccionistas y las limitaciones a la remesas.

El Gobierno también asume este escenario. Indudablemente las necesidades de financiamiento impulsan el ingreso de capitales, por eso el Banco Central mantiene la tasa de referencia (ahora la de pases a siete días) por encima de la inflación proyectada, y de la verificada en los últimos meses, estando más atento a la utilización del tipo de cambio nominal como ancla antiinflacionaria que al dudoso efecto de la tasa real positiva en un mercado financiero aquejado por la falta crónica de profundidad. En esa misma dirección se inscribe la resolución que elimina el encaje de 120 – ciento veinte- días a los capitales entrantes. Por el momento no se percibe un riesgo de corto plazo, pero en un contexto de incertidumbres cambiarias y de mayores riesgos financieros, habría que tomar nota del peligro de la acumulación de flujos financieros de corto plazo sin la debida contra parte de inversiones productivas y de crecimiento de la producción de bienes y servicios, máxime que al mismo tiempo, el Gobierno permitió en el blanqueo que gran parte del capital declarado no ingrese al país, por un lado, y por el otro, extendió a 10 –diez- años el plazo para liquidar las exportaciones.

En este escenario es evidente que, dada la inflación de 2016, existe una apreciación cambiaria que se sostendría hasta mediados de año y que, de ahí en adelante, van a existir fuertes presiones para que la corrección asuma un mayor ritmo.

La variable de ajuste son los salarios, donde el gobierno propone  aumentos en las paritarias en torno a la pauta inflacionaria del presupuesto del 17% para este año, por lo que es de presumir que lo pedido va a estar en el orden del 25%. En un año electoral crucial para un gobierno nuevo hay dos razones para suponer que los sindicatos tienen posibilidades de lograr aumentos superiores al 17/19%: La necesidad del Gobierno de evitar un exceso de conflictos y también que aumentos mayores permitirán vigorizar el consumo de sectores de ingresos medios y bajos que se han resentido durante el año pasado.

Si las paritarias discurrieran por estos carriles, la inflación difícilmente estaría por debajo del 25%, tal vez un poco más. A ello habría que añadirle el efecto de los ajustes tarifarios que tendrán desde el 1 de febrero en la energía eléctrica, a lo que se sumará rápidamente el gas y también el transporte Si en el segundo semestre se dieran presiones devaluacionistas este número podría ser incluso mayor, con lo que se vuelve a atrasar el términos reales el tipo de cambio (21% de incremento según el ROFEX contra una inflación de no menos del 25% anual)

 

 

 

 

En síntesis

Un gobierno que representa los intereses del capital financiero, asociado a los grandes productores, acopiadores y exportadores de alimentos, y que debe acordar con las grandes empresas trasnacionales que están en el país (caso automotrices, acero, aluminio, energía, etc.) para asegurarles a todos altas tasas de ganancia, debe en lo fundamental detraer recursos de la población, y en lo coyuntural ir ajustando los precios y los estímulos fiscales a los distintos sectores, en un marco internacional enrarecido no por el Brexit o por Trump, sino por la causa que ellos aparezcan que son los límites a la globalización, esto es, un replanteo en el mundo de como se van a dar las relaciones económicas (y con ellos las sociales y las políticas).  En ese marco el gobierno necesita no perder las elecciones y que los conflictos sean los menores posibles, a caballo de una fuerte concentración y centralización del capital (en la Argentina y en el mundo) y un débil nivel ideológico de la mayoría de la población.

Como afirma el informe del FMI en las perspectivas de la Argentina 2017, con déficit fiscal más el cuasi fiscal (y le debemos sumar el déficit en la cuenta corriente de la Balanza de Pagos) se corre el riesgo que, en algún momento, se genere una “crisis cambiaria” que provocaría una gran devaluación, con lo cual queda de lado las expectativas inflacionarias y la credibilidad del Banco Central, hoy amenguada por el ingreso financiero de divisas, pero inconsistentes porque no hay inversiones productivas ni de infraestructuras que avizoren la sustitución de importaciones y el incremento de las exportaciones.

 

Agrego al informe del FMI, que lo mismo sucedió con Martínez de Hoz y su tablita cambiaria, y con Cavallo y su plan de convertibilidad, son insustentables en el mediano plazo, tarde o temprano derrapan, provocando un fuerte cambio de los precios relativos tras una brutal devaluación, pero en el tras fondo consiguen lo que ellos buscan, ganar mucha plata, fugarla, endeudar al país, y empobrecer a la población

 

 

Comentarios
Añadir nuevo Buscar
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Título:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.25 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

Seguinos por

 

Buscador


Columnistas

Últimos 5 artículos

A 35 AÑOS DE LA GUERRA DE MALVINAS
 

En su visita a las Islas Malvinas, la Comisión por la Memoria (CPM) rindió homenaje a los caídos durante la guerra, y marcó los lugares donde los soldados argentinos fueron sometidos a torturas y malos tratos por parte de sus superiores. En Monte Longdon, lugar donde tuvo lugar una de las batallas más duras del conflicto, Adolfo Pérez Esquivel dijo “las Fuerzas Armadas no estaban preparadas para la guerra: estaban preparadas para torturar y matar”.

Una de las acciones de la CPM durante su visita a las Islas Malvinas fue apoyar el reclamo de justicia por los crímenes de lesa humanidad ocurridos durante la guerra, en los que los soldados argentinos fueron víctimas de torturas y/o malos tratos por parte de sus superiores. En este sentido, la delegación de la CPM visitó diferentes lugares en las islas donde estuvieron apostadas tropas argentinas: el faro cabo San Felipe, el Monte Wirless Rige y Monte Longdon.


 

 

Lo primero que debe reconocerse es la fuerte vinculación del gobierno (y detrás de él los sectores que lo sostienen) con el capital financiero internacional. La asociación con los bancos extranjeros que operan en el país (que son los que designaron a los ministros del área (Prat Gay y Luis Caputo son ex JP Morgan) y a los principales funcionarios de las finanzas, hace posible que, ante el temor de la suba generalizada de la tasa de interés de los EEUU (que puede suceder o no), el gobierno ha conseguido compromisos para refinanciar gran parte de los vencimientos de deuda de este año y ha tomado nuevos créditos.

Recordemos que tras el anuncio de levantar lo que denominaban el “cepo cambiario”, el 16 de diciembre de 2015, el dólar oficial que al 9 de ese mes tenía un precio de $ 9,70, pasó a valer $ 13,50.  Que en febrero 2016 el valor de la unidad de la divisa estadounidense paso la barrera de los $ 15.- y en marzo 2016 alcanzó la suma de $ 16.-, con una corrida cambiaria que hubiera sido letal para cualquier otra administración, sin embargo en diciembre de 2016 el dólar rondaba los $ 16.-.


Las actuales y futuras luchas sociales y políticas, necesitan del movimiento obrero para cobrar fuerzas ante el avance neoliberal

Por Mariano Osuna

Las luchas encadenadas en el tiempo, demuestran una actitud propia de los trabajadores organizados en el mayor movimiento sindical del mundo actual, ya que el modelo sindical argentino no tiene parangón, tanto en sus afiliaciones, como en su protagonismo político, que desde el peronismo ha sido permanente, al incorporar a la clase trabajadora como actores del poder político.

Médico, educador, trabajador, militante político, escritor, todas características de una misma construcción, de un mismo proyecto de vida.

La historia de Jorge Rachid es el recorrido de nuestro país y de la región.

Esos acontecimientos, que marcaron para siempre su vida cotidiana, transformaron generaciones de nuestra comunidad, sembraron una cosmovisión estructural y foránea sobre la conformación de identidad colectiva, y se ha mantenido con continuidades y rupturas, atraviesa la entrevista concedida a Agenda Abierta.


 

 

7 de agosto 2016.- Si el 22 de agosto, cuando se reunifique la CGT, el congreso sindical elige un triunvirato, su nombre podría ser uno de los tres. Secretario de la poderosa confederación que agrupa a los gremios de transporte, Schmid se define sobre economía, tarifas, pymes, programa y autonomía gremial.
En su oficina de Barracas, un despacho sencillo donde por supuesto están Juan Perón y Evita, Juan Carlos Schmid tiene una escultura. Es pequeña, se llama “Estallido” y la placa del pedestal muestra una fecha: 19 y 20 de diciembre de 2001. Sobre la base hay una granada de gas lacrimógeno abollada. “La recogí yo mismo en la calle”, dice el secretario general del gremio de Dragado y Balizamiento. Fue durante la agonía letal, por los 36 muertos en todo el país, de Fernando de la Rúa.


Las relaciones entre el poder económico y la última dictadura

Bohoslavsky es el coautor de “Cuentas pendientes. Los cómplices económicos de la dictadura”, que escribió junto a Horacio Verbitsky. En esta entrevista sostiene que los bancos concedieron créditos a la dictadura "sin hacerse demasiadas preguntas acerca de si esos fondos contribuían a la consolidación política de un gobierno autoritario".

 


 

¿Quién está on-line?

Tenemos 49 invitados y 3 miembros conectados

Acceso Usuarios