EL ESTRIBILLO DE LA DEUDA HEREDADA Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Actualidad
Lunes, 05 de Diciembre de 2016 06:08

Por Héctor GIULIANO (4.12.2016)

 

En un reciente reportaje televisivo – que se reproduce en la página web del Ministerio de Hacienda – el ministro Prat Gay volvió a repetir (ya lo dijo otras veces) que el actual gobierno no está tomando deuda pública nueva sino pagando o renovando deuda existente que no contrajo.

Es la misma exacta y textual expresión que usara varias veces la ex presidente Cristina Kirchner durante su mandato.

Y es el mismo discurso que usaron también absolutamente todos los gobiernos anteriores, desde el Proceso hasta nuestros días.

Hasta el ex ministro Martínez de Hoz adujo, entre las causales del golpe de 1976, la supuestamente peligrosa situación de endeudamiento externo heredada del gobierno peronista (!).

En millones de dólares (MD) y con redondeo de cifras, la evolución oficial de la Deuda Pública ha tenido un aumento sistemático en los últimos 40 años (1976-2016) pasando en todo este período de 5.000 a más de 260.000 MD, sin contar los intereses a pagar (hoy de unos 76.000 MD y que se renuevan constantemente).

Con el agravante que el cómputo gubernamental informado de la deuda pública argentina es muy incompleto porque se refiere exclusivamente a la deuda en cabeza del Estado Central y no a la Deuda Nacional o total de nuestro país porque no incluye las deudas de Provincias/Municipios,  Banco Central (BCRA), Empresas Públicas, Organismos Oficiales, Fondos Fiduciarios, ejecución de avales o garantías del Tesoro y juicios contra el Estado con sentencia en firme.

Tomando entonces solamente las informaciones oficiales de la deuda del Estado Central que – salvo del consolidado de las  provincias (18-20.000 MD a fin de 2015) y del BCRA (actualmente 28.700 MD más 49-50.000 MD de Lebac) es el único sector público del que se tienen datos -  en estas cuatro décadas dicha evolución fue la siguiente:

a)    La deuda heredada por el Gobierno Militar en Marzo de 1976, al derrocar al gobierno de María Estela de Perón, era de 8.500 MD - 5.300 Pública y 3.200 Privada – y al fin del Proceso (1983) había subido a los 44.000 MD.

b)    La administración radical Alfonsín elevó esta deuda a 62.000 MD (1989).

c)    Durante la gestión Menem el monto de la deuda prácticamente se duplica, llegando a 122.000 MD en 1999 (pese a ingresos por Privatizaciones de unos 35.000 MD, la mitad de las cuales se pagó con títulos públicos).

d)    El gobierno de la Rúa incrementa este stock de deuda a 145.000 MD, que tal era el saldo al momento de la crisis y default en Diciembre de 2001.

e)    La administración Duhalde, luego de aumentos de la deuda por unos 30.000 MD para cubrir la pesificación asimétrica después de la salida de la Convertibilidad y de realizar pagos a Organismos Financieros Internacionales (OFI), lleva el stock de la deuda a 152.000 MD.

f)     Durante el triple período de gobierno Kirchner – uno de Néstor y dos de Cristina – el saldo de esta deuda termina siendo, a fines de 2015,  de 234.200 MD: 222.700 de deuda performing o en cumplimiento del pago de intereses y 11.500 de holdouts (que no se computaban dentro de la deuda total).

g)    Esto se dio después de toda una década kirchnerista de cancelaciones sistemáticas de deuda externa con terceros (OFI y acreedores privados) vía traspaso de pasivos impagables a Deuda intra-Estado; y luego del Megacanje Kirchner-Lavagna 2005-2010, del pago de 9.500 MD al FMI, del reconocimiento de deudas con punitorios por 9.800 MD con el Club de París y del costo del agravamiento de la cuestión de los Holdouts.

h)   La ex presidente Cristina Kirchner, en discursos locales (2013) y ante Naciones Unidas (2014), afirmó que la administración K había pagado en 10 años cifras récord de servicios de deuda - habló de 174 y 190.000 MD respectivamente, aunque se entiende que esas cifras  (de las que no se tiene información desagregada) constituían en su gran mayoría refinanciaciones de capital y no amortizaciones netas - y fue allí que dijo que, por ello, la Argentina no debía ser considerada un país deudor en rebeldía sino más bien un pagador serial (en referencia a su gobierno).

i)     Notablemente, mientras la administración Kirchner batía estos récords históricos de pago de servicios la deuda crecía a un promedio de 10.000 MD por año, subiendo así unos 100.000 MD entre el 2003 y el 2015: de 152.000 a 248.000 MD reales al 31.12.2015 (234.200 MD – según punto f – más 13.400 MD de cupones PBI).      

j)      Esta última información surge de la dada a conocer por el Ministerio de Hacienda  entrado el corriente año 2016 (Prat Gay) y que fue modificada meses después por la propia administración Macri reformulando la presentación de las cifras y aumentando en forma retroactiva algunos rubros.

k)    La nueva versión Macri-Prat Gay corrigió el saldo de la deuda pública al 31.12.2015 llevándolo de 227.200 MD (ver punto f) a los 254.000 MD que figuran actualmente como saldo a esa fecha – unos 27.000 MD más – resultado de blanquear e incorporar como deuda en firme 18.000 MD por la deuda con los holdouts (6.500 MD más que los anteriores 11.500 MD no computados) y 13.300 MD de Cupones PBI (que la administración Kirchner tampoco tomaba como deuda en firme pese a que formalmente lo es).

l)     Este ajuste retroactivo en las cifras finales de la Deuda Pública del 2015 dejó varias inconsistencias que impiden evaluar el aumento exacto de la deuda que se está produciendo bajo el gobierno Macri, que al 31.3.2016 declaraba una deuda total de 249.100 MD mientras la planilla de Flujos y Variaciones del Primer Trimestre del año (A.2.2) del mismo Informe da un saldo total de 235.500 MD (dentro del que incluye los holdouts pero no los Cupones PBI).

m)  La última información oficial  que se tiene del Ministerio de Hacienda es al 30.6 pasado y consiste solamente en una hoja de “Avance preliminar” - sin desagregado alguno de planillas – que da un stock total de deuda de 258.900 MD, prácticamente 260.000 MD (incluyendo 9.400 MD de deuda con los holdouts y 13.400 MD de Cupones PBI).

Con los datos oficiales disponibles, por lo tanto, no es posible saber cuál es el monto actual de la Deuda Pública del Estado Central:

-       Las colocaciones de deuda durante el ejercicio, hasta el 31.7 de este año – siempre según la información del Ministerio de Hacienda – sumaron unos 52.000 MD, entre bonos y letras.

-       Pero no se conoce cuánto de este monto es deuda nueva y cuánto refinanciaciones de vencimientos.

-       Una gran parte de la deuda en pesos – que en su mayoría es Deuda intra-Estado – se viene licuando fuertemente (expresada en dólares) por efecto combinado de la macro-devaluación y la inflación locales.

Estando ya cerca del fin de 2016 no se tiene así información oficial clara y concreta sobre la deuda emitida en lo que va del ejercicio por parte de la administración Macri.

Según el Presupuesto vigente 2016 – Ley 27.198 – estaba previsto que la deuda del Estado Central aumentara este año 23.400 MD: Amortizaciones de Capital por 68.000 MD contra Endeudamiento Público por 91.400 MD.

A este importe hay que sumarle los 12.500 MD para el pago de los arreglos con los holdouts – autorizados por Ley 27.249 – lo que eleva el total de nueva deuda (no prevista en el presupuesto original) a unos 36.000 MD (35.900).

Pero además, a este total hay que agregarle aproximadamente otros 10.000 MD o más de deuda para cubrir el gran excedente del déficit fiscal que se está produciendo por encima de las previsiones presupuestarias del corriente año, lo que llevaría el quantum del aumento de la deuda pública a unos 45-50.000 MD: todo un récord histórico de endeudamiento del Estado tanto en términos absolutos como relativos (sin contar con el gran incremento que paralelamente se está dando en provincias, BCRA y otros entes públicos).

Según el Presupuesto 2017, que acaba de ser aprobado por el Congreso, durante el año que viene se prevé un aumento ulterior de la deuda por otros 38.200 MD, producto de vencimientos de capital por 58.200 MD y toma de endeudamiento por 96.400 MD.

Siguiendo la regla básica del Sistema de Deuda Pública perpetua – que es la toma de obligaciones sin demostración alguna de capacidad de repago – estos aumentos del endeudamiento fiscal son igualmente impagables.

En síntesis, que a contrario sensu de lo que dice el ministro Prat Gay, no es cierto que el gobierno Macri – aparte de refinanciar total y sistemáticamente los vencimientos de capital con nuevas deudas – no esté colocando además deuda nueva adicional en función de lo previsto por el presupuesto del corriente año y las ampliaciones autorizadas para el arreglo con los holdouts.

En este sentido, las declaraciones del ministro Prat Gay – citadas al principio de esta nota – son engañosas y no coinciden con la realidad fiscal argentina.

El ritornello - estribillo en italiano – de la deuda heredada se reitera así permanentemente desde hace 40 años en la Argentina siendo que todas las administraciones de gobierno se declararon víctimas de la herencia recibida, pero también todas contrajeron nuevas obligaciones que incrementaron el saldo del endeudamiento del Estado.

Ello sigue ocurriendo también hoy y - por los datos parciales que se conocen – agravándose en el marco de la nueva gran ola de endeudamiento en curso bajo un gobierno que, desde el inicio de su gestión, aspira declaradamente a gobernar con deuda a través de la llamada reinserción en el mercado internacional de capitales.

Al mito del des-endeudamiento K - y con análoga falta de transparencia – parece así estar intentándose ahora el mito del no-endeudamiento M.-               

 

Lic. Héctor L. GIULIANO

Buenos Aires, 4.12.2016

Archivo: GIULIANO ARTICULO 2016 12 04 DEUDA HEREDADA

Comentarios
Añadir nuevo Buscar
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Título:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.25 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

Seguinos por

 

Buscador


Columnistas

Últimos 5 artículos

A 35 AÑOS DE LA GUERRA DE MALVINAS
 

En su visita a las Islas Malvinas, la Comisión por la Memoria (CPM) rindió homenaje a los caídos durante la guerra, y marcó los lugares donde los soldados argentinos fueron sometidos a torturas y malos tratos por parte de sus superiores. En Monte Longdon, lugar donde tuvo lugar una de las batallas más duras del conflicto, Adolfo Pérez Esquivel dijo “las Fuerzas Armadas no estaban preparadas para la guerra: estaban preparadas para torturar y matar”.

Una de las acciones de la CPM durante su visita a las Islas Malvinas fue apoyar el reclamo de justicia por los crímenes de lesa humanidad ocurridos durante la guerra, en los que los soldados argentinos fueron víctimas de torturas y/o malos tratos por parte de sus superiores. En este sentido, la delegación de la CPM visitó diferentes lugares en las islas donde estuvieron apostadas tropas argentinas: el faro cabo San Felipe, el Monte Wirless Rige y Monte Longdon.


 

 

Lo primero que debe reconocerse es la fuerte vinculación del gobierno (y detrás de él los sectores que lo sostienen) con el capital financiero internacional. La asociación con los bancos extranjeros que operan en el país (que son los que designaron a los ministros del área (Prat Gay y Luis Caputo son ex JP Morgan) y a los principales funcionarios de las finanzas, hace posible que, ante el temor de la suba generalizada de la tasa de interés de los EEUU (que puede suceder o no), el gobierno ha conseguido compromisos para refinanciar gran parte de los vencimientos de deuda de este año y ha tomado nuevos créditos.

Recordemos que tras el anuncio de levantar lo que denominaban el “cepo cambiario”, el 16 de diciembre de 2015, el dólar oficial que al 9 de ese mes tenía un precio de $ 9,70, pasó a valer $ 13,50.  Que en febrero 2016 el valor de la unidad de la divisa estadounidense paso la barrera de los $ 15.- y en marzo 2016 alcanzó la suma de $ 16.-, con una corrida cambiaria que hubiera sido letal para cualquier otra administración, sin embargo en diciembre de 2016 el dólar rondaba los $ 16.-.


Las actuales y futuras luchas sociales y políticas, necesitan del movimiento obrero para cobrar fuerzas ante el avance neoliberal

Por Mariano Osuna

Las luchas encadenadas en el tiempo, demuestran una actitud propia de los trabajadores organizados en el mayor movimiento sindical del mundo actual, ya que el modelo sindical argentino no tiene parangón, tanto en sus afiliaciones, como en su protagonismo político, que desde el peronismo ha sido permanente, al incorporar a la clase trabajadora como actores del poder político.

Médico, educador, trabajador, militante político, escritor, todas características de una misma construcción, de un mismo proyecto de vida.

La historia de Jorge Rachid es el recorrido de nuestro país y de la región.

Esos acontecimientos, que marcaron para siempre su vida cotidiana, transformaron generaciones de nuestra comunidad, sembraron una cosmovisión estructural y foránea sobre la conformación de identidad colectiva, y se ha mantenido con continuidades y rupturas, atraviesa la entrevista concedida a Agenda Abierta.


 

 

7 de agosto 2016.- Si el 22 de agosto, cuando se reunifique la CGT, el congreso sindical elige un triunvirato, su nombre podría ser uno de los tres. Secretario de la poderosa confederación que agrupa a los gremios de transporte, Schmid se define sobre economía, tarifas, pymes, programa y autonomía gremial.
En su oficina de Barracas, un despacho sencillo donde por supuesto están Juan Perón y Evita, Juan Carlos Schmid tiene una escultura. Es pequeña, se llama “Estallido” y la placa del pedestal muestra una fecha: 19 y 20 de diciembre de 2001. Sobre la base hay una granada de gas lacrimógeno abollada. “La recogí yo mismo en la calle”, dice el secretario general del gremio de Dragado y Balizamiento. Fue durante la agonía letal, por los 36 muertos en todo el país, de Fernando de la Rúa.


Las relaciones entre el poder económico y la última dictadura

Bohoslavsky es el coautor de “Cuentas pendientes. Los cómplices económicos de la dictadura”, que escribió junto a Horacio Verbitsky. En esta entrevista sostiene que los bancos concedieron créditos a la dictadura "sin hacerse demasiadas preguntas acerca de si esos fondos contribuían a la consolidación política de un gobierno autoritario".

 


 

¿Quién está on-line?

Tenemos 54 invitados y 1 miembro conectado